Mostrando entradas con la etiqueta Orea. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Orea. Mostrar todas las entradas

El Río Del Puerto, de Bronchales a Lisboa

El Río Del Puerto en Navarejos

Bronchales es agua. Es lo primero que se me viene a la cabeza cuando pienso es este increíble rincón serrano, y no sólo por los botellones de veinte litros de los que se abastece mi hogar, en el cual ni se bebe ni se usa para guisar otra diferente. Es porque es difícil encontrar otro sitio, aún en su entorno geográfico, con tal cantidad de fuentes, manantiales, nacederos, encaños o, en general, cualquier elemento natural o artificial destinado a que ese precioso líquido satisfaga las necesidades humanas. Posiblemente habría que añadir, además, un calificativo de pureza a la frase inicial, puesto que en Bronchales el agua no es de cualquier tipo. La sabiduría serrana, transmitida de generación a generación, y hoy desafortunadamente en horas bajas, nos dice que las aguas, al igual que los vinos, tienen sus cualidades. Y las que hay en Bronchales, además de ser más que saludables, satisfacen los paladares más exigentes.


Chequilla, una escondida joya serrana que hay que conocer


Siempre vuelvo a Chequilla. Pasear por sus calles o sus alrededores genera una agradable sensación, mezcla de tranquilidad y armonía, que produce que, a menudo, quién lo ha realizado no solamente no le importe volver, sino que quiera hacerlo. Así lo he constatado en numerosas ocasiones. Personas que no conocen inicialmente nuestras Sierras y hacen algún recorrido por las mismas pueden olvidar algunos sitios, pero siempre recuerdan Chequilla si esta población estuvo en su ruta.

Varios son los factores que provocan que este maravilloso lugar guste a propios y a extraños. El primero, sin duda, es la belleza de su entorno. En este artículo me centraré mucho en el impresionante modelado geológico responsable de tantísimo encanto como el que allí puede sentirse a flor de piel. Es una belleza, además, cercana y accesible, de un tipo difícil de encontrar. No sobrecoge ni empequeñece al observador. Simplemente configura un lugar en el que lo cotidiano parece mágico y en el que la alegría fluye con facilidad.

Casas De Frías, Villanueva De Las Tres Fuentes y Rento De La Peraleja, tres despoblados para conocer

Vista de Casas De Frías

En bastantes ocasiones nos hemos referido en PuraSierra a la despoblación, principal problema social que se cierne sobre nuestra zona. En concreto, en el artículo Nuestras doce poblaciones pobladas más despobladas hablamos sobre los doce núcleos aún habitados que, debido a su escasísimo número actual de ocupantes, más riesgo corren de acabar convirtiéndose en lo que comúnmente se conocen como pueblos abandonados, aunque aquí preferimos llamarlos Despoblados.


El Río De La Hoz Seca: visión geográfica y fotográfica de su tramo final

La Campana

Es tarea difícil encontrar en España un curso de agua de más de 30 kilómetros tan serrano como el Río De La Hoz Seca. Éste supera los 32 y no hay ningún punto de su cauce que se encuentre a menos de 5 kilómetros de algún lugar habitado. Ni una sola de las poblaciones más cercanas (Bronchales, Orea, Checa, Orihuela Del Tremedal, Peralejos De Las Truchas, Griegos y Chequilla) realiza vertidos en sus aguas. Una vez más, como tantas y tantas otras, en la zona PuraSierra serrano es sinónimo de puro.

Podemos encontrar su nombre escrito de muy diferentes formas, aparte de utilizada en el título de este artículo. Lo vemos como Río Del Puerto, De La Hoz Seca, Hoceseca, Oceseca y de otras formas más o menos libres. Eso sí, todas menos la primera hacen referencia a los muchos meandros encajados que en su curso medio forman estructuras orográficas con nítidas formas de hoz profundamente talladas en la tierra.