Mostrando entradas con la etiqueta Tragacete. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Tragacete. Mostrar todas las entradas

15 de mayo de 2016

El Hosquillo: geografía y breve historia de un lugar privilegiado

Cascada del Rincón Del Buitre (Río Escabas)

Bastantes más de seiscientos años han transcurrido desde que Alfonso XI de Castilla de Castilla escribiera, u ordenara escribir, su Libro de la montería que mando escrevir el muy poderoso Rey Don Alonso de Castilla y de Leon, vltimo de este nombre. Como ya comentamos en PuraSierra en el artículo Las huellas del oso en nuestra toponimia. El Hosquillo y los osos serranos, muchos lugares de nuestra zona tenían ya en ese tiempo el nombre que aún conservan. Es el caso de El Hosquillo, emblemático lugar serrano del que hoy vamos a hacer algo de historia.


23 de abril de 2016

El pino laricio, primordial en la botánica serrana

Pino Candelabro (Torcas De Los Palancares, Cuenca)

Entre los diferentes tipos de pino serranos hay uno que es el que ofrece los ejemplares más elevados de nuestras Sierras. Se trata del pino laricio, también conocido como pino salgareño o pino negral. Seguramente la última es la denominación serrana más utilizada, pero a veces ese nombre se atribuye también a otras especies de pino.


19 de marzo de 2016

Casas De Frías, Villanueva De Las Tres Fuentes y Rento De La Peraleja, tres despoblados para conocer

Vista de Casas De Frías

En bastantes ocasiones nos hemos referido en PuraSierra a la despoblación, principal problema social que se cierne sobre nuestra zona. En concreto, en el artículo Nuestras doce poblaciones pobladas más despobladas hablamos sobre los doce núcleos aún habitados que, debido a su escasísimo número actual de ocupantes, más riesgo corren de acabar convirtiéndose en lo que comúnmente se conocen como pueblos abandonados, aunque aquí preferimos llamarlos Despoblados.


8 de octubre de 2015

El curioso Término Municipal de Cuenca

Vista nocturna de las Casas Colgadas de Cuenca

Sobre la Ciudad de Cuenca, enclavada en el límite de la comarca tratada por PuraSierra, se han escrito océanos de letras. Aún quedan, no obstante, una infinidad por escribir. Para hablar desde perspectivas artísticas, culturales, paisajistas, históricas o de otros muchos puntos de vista, esta maravillosa ciudad de leyenda, con su casco antiguo declarado Patrimonio de la Humanidad, es un filón todavía por explotar. Alguien que quiera ver esta ciudad desde un punto de vista estrictamente geográfico se encontrará con muchísimas curiosidades. Veamos en un momento algunas de ellas:


4 de octubre de 2015

Mina Pepita

Lignito en Mina Pepita

Fue mi amigo Gonzalo de Tragacete, septuagenario entonces y allá arriba ahora, quién me habló por primera vez de Mina Pepita. Incluso para él, gran conocedor de secretos serranos, lo referente a la mina no estaba del todo claro. Dudaba incluso, entre oro y carbón, de lo que allí se obtenía.

Hace ya muchos años de aquella conversación. Gonzalo me ubicó el sitio en alguna parte cercana a La Descarga, subiendo el Puerto Del Cubillo. No le he conocido otro error a la hora de señalar un paraje.

Durante esos años, sin prisa pero sin pausa, he perseguido la dichosa mina. Llegué a pensar que era una leyenda. Pastores, forestales y otras personas conocedoras del territorio no pudieron ayudarme. Mapas y documentos tampoco lo consiguieron.

Por fin, hace pocos años, di con la pista definitiva que me llevó a Mina Pepita. No era un invento de Gonzalo ni ninguna leyenda. Es una mina de verdad y allí está, dónde siempre ha estado. En medidas serranas, por cierto, bastante alejada de La Descarga.

Esta pista me la facilitó el uso de una herramienta inexistente en los primeros años de búsqueda. Se trata de Internet. Ahí fui encontrando distintas referencias a Mina Pepita hasta hacerme una idea de su ubicación. El resto fue trabajo de campo.

Se encuentra situada dentro del Término Municipal de Cuenca, en el Monte de Utilidad Pública número 117 de la provincia, denominado Pie Pajarón. Si alguien quiere la ubicación exacta, se la proporcionaré gustosamente.


10 de septiembre de 2015

La moza serrana

Poesía dedicada a la moza serrana

Recién terminada la Guerra Civil Española, la moza a la que se dirige la poesía, como tantas otras personas serranas, tuvo que emigrar, en este caso a Madrid.

Ella sentía nostalgia de su Sierra y la persona firmante, soldado que había combatido en los frentes de Teruel y Cuenca, conocedor y amante de la zona y con alma de poeta, le dedicó esta poesía, incluyendo en la misma un buen número de referencias geográficas que pueden hacer dudar del lugar concreto de origen de la moza, pero en absoluto de su comarca. El poema destila amor tanto a la moza como a la tierra que abandona.

La poesía se ha digitalizado del original, mecanografiado y corregido por el autor y conservado por la moza durante más de setenta años.