Mostrando entradas con la etiqueta Zoología. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Zoología. Mostrar todas las entradas

21 de mayo de 2016

Toponimia: sobre ciervos, gamos, corzos, muflones, jabalíes y cabras monteses

Corzo. Fotografía 1

No ha sido fácil titular este artículo. Puestos a hablar sobre los seis animales que se citan en el mismo, el primer planteamiento es cómo definirlos sin necesidad de citarlos todos y así hacer un encabezamiento más corto. Ninguna de las opciones barajadas nos ha convencido totalmente, motivo por el cual aparece la lista completa y, por lo tanto, no hay error posible.

No cabe duda de que todos esos animales comparten muchas características. Por ejemplo, todos viven libremente en nuestras Sierras, son muy conocidos por sus habitantes, están perfectamente integrados en el medio natural, son mamíferos y son codiciados, aunque con diferentes objetivos, por ciertos fotógrafos y miles de cazadores. Sin embargo éstas no les hacen únicos. Hay otros animales que también las cumplen, como por ejemplo el zorro, tratado por PuraSierra en el artículo Toponimia: el zorro, ese gran conocido. Incluso serían discutibles los casos del oso o el lobo, respectivamente descritos en Las huellas del oso en nuestra toponimia. El Hosquillo y los osos serranos y El lobo: historia, toponimia y su previsto retorno.


15 de mayo de 2016

El Hosquillo: geografía y breve historia de un lugar privilegiado

Cascada del Rincón Del Buitre (Río Escabas)

Bastantes más de seiscientos años han transcurrido desde que Alfonso XI de Castilla de Castilla escribiera, u ordenara escribir, su Libro de la montería que mando escrevir el muy poderoso Rey Don Alonso de Castilla y de Leon, vltimo de este nombre. Como ya comentamos en PuraSierra en el artículo Las huellas del oso en nuestra toponimia. El Hosquillo y los osos serranos, muchos lugares de nuestra zona tenían ya en ese tiempo el nombre que aún conservan. Es el caso de El Hosquillo, emblemático lugar serrano del que hoy vamos a hacer algo de historia.


11 de febrero de 2016

El lobo: historia, toponimia y su previsto retorno

Lobo

Estamos en el periodo Paleolítico. Los hombres y los lobos, todos habitantes del hemisferio norte terrestre, son cazadores. Los hombres son también recolectores. Es un buen momento para los cazadores. Los herbívoros abundan tanto que hay de sobra para todos. Los hombres y los lobos se ignoran, cada uno ocupado en sus asuntos y sin tener interferencias mutuas. Ambas especies, aunque sus miembros no lo saben, están destinadas a supervivir cuando los tiempos sean peores. Su destino es favorable porque los dos son capaces de cazar todo tipo de animales y de hacerlo de forma colaborativa, es decir, formando grupos de cazadores que aúnan sus fuerzas para conseguir más fácilmente el objetivo final. Miles de años más tarde los hombres aprenderán a poner nombre a las cosas y entonces, para aplicársela a ellos mismos y a los lobos, inventarán la palabra sociedad.


21 de enero de 2016

Las huellas del oso en nuestra toponimia. El Hosquillo y los osos serranos

Oso en el Rincón Del Buitre (El Hosquillo)

Es difícil que algún nacido en la zona PuraSierra o amante de la misma tenga recuerdos de osos en libertad. Parece, según los estudiosos del tema, que en los primeros años del siglo pasado la especie desapareció de estas tierras. Sobre 1940 sucedió el último avistamiento en la parte turolense. Ya hacía bastantes años que en la parte de Cuenca y Guadalajara no se veía ninguno.

En rigor, sí ha habido osos en libertad con posterioridad a esta fecha. Hay quien recordará episodios de algunos que consiguieron escapar de su semi-cautividad del Parque Cinegético Experimental de El Hosquillo y durante horas o días vagaron libremente por nuestros montes. Hubo incluso quien sufrió algún ataque, recibiendo severas heridas.


6 de octubre de 2015

Toponimia: todo sobre el buitre. El Rincón Del Buitre

Buitre sobre la Muela De Utiel

La riqueza faunística de nuestras Sierras es enorme. Eso se refleja, lógicamente, en la toponimia de las mismas. Hay referencias, y en PuraSierra iremos viéndolas con tranquilidad, a todo tipo de animales tanto domésticos como salvajes, incluso con parajes representados por nombres de animales insólitos para estos lares.

Entre los animales salvajes presentes permanentemente en nuestro territorio, abundantes y fáciles de observar, incluso desde algunos pueblos, se encuentra el gran mago del vuelo y el planeo, el buitre. A la toponimia serrana derivada del mismo vamos a referirnos en estas líneas.

El Diccionario de la lengua española refiere en su primera acepción que el buitre es un ave rapaz de cerca de dos metros de envergadura, con el cuello desnudo, rodeado de un collar de plumas largas, estrechas y flexibles, cuerpo leonado, remeras oscuras y una faja blanca a través de cada ala y que se alimenta de carne muerta y vive en bandadas.


17 de septiembre de 2015

Toponimia: el zorro, ese gran conocido

Cara de zorro

El zorro, o la zorra, ya que la Real Academia Española considera ambos términos apropiados como genérico de la especie, es el nombre de un animal muy extendido por nuestras Sierras y más que conocido por todos desde niños.

Por algún motivo que se nos escapa, y siempre referido al animal que nos ocupa, al menos por estos lares es más nombrado en género femenino que en masculino.

Dada su abundancia, el amplio conocimiento del que disponemos de su actividad y biología, y su interactividad con el ser humano, con el cual no suele estar en buenos términos por motivos de todos conocidos, cabe esperar que haya un buen repertorio de topónimos en los que se nombra a esta criatura o bien a algún derivado de su nombre o de algún sinónimo. Entre los sinónimos, el único que conocemos que tenga uso en nuestra zona es el de raposo (o raposa).



3 de septiembre de 2015

Toponimia: sobre perras y perros. La Fuente De La Tía Perra

Acceso a la Fuente De La Tía Perra

Vamos a analizar los topónimos de la zona PuraSierra referidos a una palabra que designa a un animal. En este caso hemos elegido el perro y sus derivados. Incluimos en los mismos a los que se refieran a razas concretas y también los que incluyan la palabra o parte de la palabra, siempre y cuando claramente designen algo que tenga que ver con los canes.

Tras buscar en nuestra base de datos, y asumiendo que las palabras “Perrota” y “Perroques” (de las cuales desconocemos su etimología) procedan de la de referencia, encontramos 29 topónimos diferentes. Muchos de ellos son agrupables. Por ejemplo, del mismo “Despeñaperros” obtenemos el Barranco, el Estrecho, el Puntal y la Solana. Por lo tanto no estamos ante una cifra muy alta y concluimos que el perro no es un animal que genere mucha toponimia en nuestros montes.

Como en tantas ocasiones, el municipio conquense, debido a su tremenda extensión, recoge gran parte de los topónimos obtenidos.