El boj, la planta amiga: Características, usos y toponimia

Bujedal cercano a Valdemeca

Al pensar en el boj, lo primero que se me viene a la cabeza, como he citado en el título, es que es una planta amiga. Cualquiera que haya caminado mucho campo a través por nuestros montes, tanto en pendiente como en llano, se habrá encontrado en muchas ocasiones con que la maraña entre la que tiene que avanzar es casi impenetrable. Multitud de arbustos, muchos con temibles espinas, otros pegajosos y otros muy leñosos, dificultan el paso. Seguir adelante se vuelve entonces complicado y hay que hacerlo muy lentamente, no sin sufrir enganches y pinchazos, siempre mirando detenidamente las plantas que tenemos muy pocos centímetros por delante. Normalmente el agobio acaba en cuanto vemos al amigo boj. Sus flexibles ramas y sus pequeñas y frescas hojas convierten el martirio anterior en una agradable caricia natural, ante todo porque ya podemos caminar con libertad total sabiendo que, al menos por unos pasos, nosotros y nuestras ropas tendremos un aliado.

En situaciones más dramáticas, subiendo o bajando laderas con inclinaciones importantes, en las que a cada paso hay que buscar un punto de apoyo, no podemos sujetarnos en cualquier planta buscando un agarre al suelo. Casi cualquier arbusto de los que tengamos a tiro nos traicionará, quedándonos con hojas y ramas en la mano y asegurándonos la caída o algo peor. La excepción nos la ofrece el amigo boj. Si nos ofrece un tallo para asirnos, podemos estar seguros de que nos aguantará durante el tiempo que precisemos. Por estos motivos, pensando en el boj siempre pienso en la amistad.

Como puede deducirse de los comentarios anteriores, el boj es una planta muy abundante en la zona PuraSierra. Diría que extremada y afortunadamente abundante. Dentro del área, y dependiendo del sitio, la encontramos denominada como boj, buj, buje, boje o bujo. Todos ellos son nombres muy parecidos y todos derivan de su nombre científico, Buxus sempervirens. El atributo sempervirens quiere decir siempre verde.

En realidad el boj no es siempre verde, ni muchísimo menos. Lo es, eso sí, y es a lo que se refiere el apelativo, en cuanto a vivo. Verde, o perennifolio, hablando de plantas, quiere decir que estas nunca se ven desprovistas por completo de sus hojas. Algunas van muriendo pero las más jóvenes siguen creciendo y cada primavera brotan otras nuevas.

Hojas verdes de boj
Hojas verdes de boj
La imagen de la cabecera del artículo ilustra una de las muchas tonalidades que puede tomar el boj a lo largo del año. Dependiendo de si está en solana o en umbría, en ladera o en llano, de la estación del año, de la humedad y de otros factores que atañen al tipo de suelo, las hojas varían entre multitud de gamas verdes, amarillas, rojas y marrones. La fotografía está tomada a principios de un mes de marzo en una ladera cercana a Valdemeca.

Todo el tono ocre que se observa en dicha imagen corresponde a plantas de boj. El bosque así formado tiene nombre tales como bojedalbujedal, bujada u otros similares. Aunque es una planta que comúnmente forma parte del sotobosque (área del bosque más cercana al suelo), en ocasiones presenta este tipo de formaciones en las que predomina. Tal es su abundancia en nuestra zona que no es raro verla así, sobre todo en laderas en las que la actividad humana ha hecho que el pino o el quejigo desaparezcan.

Son muy numerosas las ocasiones en las que el boj se asocia con otras plantas, formando densas barreras vegetales. Así por ejemplo, es fácil encontrarlo junto al enebro, planta a la que en PuraSierra nos referimos en el artículo El enebro: Clases, usos y toponimia.  Mucho más que ginebra.... También lo hace a veces con la sabina rastrera, de la cual hablamos en La sabina: Clases, usos y toponimia. Sabina monumental de Royuela.
.
Sotobosque de boj y enebro
Sotobosque de boj y enebro
Sotobosque de boj
Sotobosque de boj
El boj puede vivir hasta casi mil años y crecer hasta los diez metros de altura. No es nada normal en zonas muy humanizadas, pero pueden encontrarse ejemplares así. En la zona PuraSierra hay algunos parecidos. Entre los más grandes que pueden verse con facilidad hay algunos en un sitio tan humanizado como el Nacimiento Del Río Cuervo, algo más arriba de las cascadas y prácticamente pegados al sendero señalizado.

Tronco de boj de más de diez centímetros de diámetro
Es una planta europea que se encuentra sobre todo en zonas montañosas calizas, aunque también se adapta a otras. Crece entre el nivel del mar y los dos mil metros de altura. Lo hace muy lentamente y, a diferencia de muchísimas especies que pueden vivir en sus mismas condiciones, es capaz de regenerarse tras un incendio. Nuevamente vemos que el apelativo sempervirens está más que justificado en su caso.

Dejando de lado la suavidad de la caricia de sus hojas citada inicialmente, el boj es una planta muy dura en una gran cantidad de aspectos. Como se ha dicho más arriba, su raíz se agarra duramente a la tierra. Sobrevive a condiciones climáticas durísimas, de las que buen ejemplo son las que hay en nuestros montes. Su madera es de las más duras y compactas conocidas y no flota en el agua. Es todo un símbolo de dureza y supervivencia.

Acerca de sus semillas, flores y frutos, así como sobre otros aspectos de esta increíble planta, en el recomendable Blog Educación y Entorno puede encontrarse un excelente artículo titulado Aquellos abatidos búhos.... Veamos aquí unas fotografías en las que se observan detalles del crecimiento de sus flores, incluso en plantas con hojas de tonalidades distintas:

Brote de flores de boj (vista 1)
Brote de flores de boj (vista 1)
Brote de flores de boj (vista 2)
Brote de flores de boj (vista 2)
Brote de flores de boj (vista 3)
Brote de flores de boj (vista 3)
Es muy habitual que el tallo del boj esté cubierto de liquen, lo cual oculta su color original entre blanco y amarillo. Este llega incluso a invadir las propias hojas. En las siguientes dos fotografías puede observarse este hecho:

Liquen invadiendo una planta de boj (vista 1)
Liquen invadiendo una planta de boj (vista 1)
Liquen invadiendo una planta de boj (vista 2)
Liquen invadiendo una planta de boj (vista 2)
La madera del boj es apreciadísima por su dureza y grano fino. Tradicionalmente se ha utilizado para realizar cucharones y otros utensilios de cocina, peines, vasos, badajos de cencerros, castañuelas, cachas para cuchillos o navajas, paletas, bastones e, incluso, anzuelos. Muchas de las más históricas partidas de ajedrez han sido jugadas con figuras talladas en madera de boj.

Utensilios de cocina confeccionados con madera de boj
Utensilios de cocina confeccionados con madera de boj
Otra propiedad de su madera es su extraordinario poder calorífico. Por ello era, cuando estaba disponible, muy utilizada para hacer carbón para utilizar en las antiguas herrerías que antiguamente estaban distribuidas por nuestras Sierras.

En el terreno medicinal, aunque ha sido usado como purgante, laxante y antiséptico, el boj es bastante tóxico. Prueba de ello es que los animales, salvo algunas especies de aves, no comen ni hojas ni frutos.

Desde la antigüedad el boj se ha considerado como símbolo de inmortalidad. Como hemos visto, no faltan argumentos para ello. En diferentes culturas se colocaba, para recordar a los difuntos, sobre sus tumbas. Aún hoy se utiliza en muchos de nuestros pueblos en fiestas religiosas como la del Corpus Christi. El Domingo de Ramos sustituye a palmas y olivos como promesa de resurrección. En municipios como Alustante celebran, ese mismo día, la Bendición de los Bujes.

El boj también es apreciado como planta ornamental. En jardinería se utiliza para realizar setos, aprovechando para los mismos que es una planta muy compacta, siempre cubierta de multitud de hojas y, con las condiciones adecuadas, siempre verde. No falta en ninguno de los grandes jardines del mundo.

Setos hechos con plantas de boj
Setos hechos con plantas de boj
Vamos a indicar los topónimos que en la zona PuraSierra derivan de cualquiera de los sinónimos de las palabras con las que se bautizó a nuestra planta, posiblemente aquí más conocida por buje que por cualquier otro de los mismos. Son un total de 32, cifra significativa que denota su abundancia en la zona, susceptibles como siempre de ser ampliados con otros que aún no figuren en nuestra base de datos geo-referenciada. Se presentan en la siguiente tabla, acompañados cada uno de su municipio de pertenencia y, de ser de interés, con algún comentario adicional:

Topónimo
Municipio / Comentario
Arroyo De La Barbarija (Arroyo Bujarejo)
Cuenca y Uña
Longitud: 8,57 kms.
Afluente del Río Júcar
Arroyo De La Hoya Del Buje
Huélamo
Longitud: 4,43 kms.
Afluente del Río Júcar
Bojecillo (El Bujecillo)
Beteta
Bojedal De La Herradura
Checa
Bujarejo
Vega Del Codorno
Bujedal
El Pozuelo
Bujedilla
Peralejos De Las Truchas
Cerrillo Del Boj
Carrascosa De La Sierra
Cerro Bojuelo (Cerro Del Bajuelo)
Cañizares
Cerro Bujada
Peralejos De Las Truchas
El Bujecillo
Cuenca
El Bujecillo
Poyatos
El Bujedal
Frías De Albarracín
El Bujedal
Valdemeca
El Bujedal
Checa
El Bujedal (El Bojedal)
Huélamo
Fuente De La Bujeda
Vega Del Codorno
Fuente De Los Bujes
Zafrilla
Fuente Del Bujarejo
Vega Del Codorno
Fuente Del Buje
Huélamo
Hoya Del Boj
El Pozuelo
Hoya Del Buje
Huélamo
Hoya Del Bujedal
Cuenca
Hoz De La Bujosa
Cuenca y Uña
Huelga Del Bujedal
Villalba De La Sierra
La Bujeda
Cañizares
La Solana Bujeda
Cañizares
Pasada De La Bujosa
Cuenca
Rambla De La Bujosa (Arroyo De La Bujosa)
Cuenca y Uña
Longitud: 6,67 kms.
Afluente del Río Júcar
Rambla De Las Bujedillas
Cuenca
Longitud: 0,50 kms.
Afluente del Río Escabas
Solana Del Bujedal Del Molinillo (Solana Del Bujedal)
El Pozuelo
Umbría Bujadal
Zafrilla

Utilizaremos ahora el visor de Google Earth para ver la ubicación exacta de todos los topónimos enumerados. Pulsando aquí se abrirá en ventana aparte.

Fichas de ajedrez hechas de madera de boj
Fichas de ajedrez hechas de madera de boj

PuraSierra. Todos los derechos reservados © 2018

Pulsa este botón si quieres este artículo en formato PDF
Pulsa este botón si quieres una suscripción gratuita a PuraSierra

17 comentarios :

  1. Como siempre, extraordinario reportaje. Yo conozco algún buje bastante viejo y "gordo", y cierto es que son árboles muy interesantes. Me ha entrado la curiosidad de atreverme algún día a trabajar la madera a ver si resuelvo algo para mi cocina jeje.
    Un saludo y enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario. Si vas a intentar trabajar la madera de buje, ya puedes armarte con herramientas realmente fuertes. Es verdaderamente tremenda. Mella las navajas, rompe las cuchillas, etc. La verdad es que no hay muchos ejemplares validos para la talla. De ahí que los precios de cualquier cosita hecha en boj sean bastante altos.

      Eliminar
    2. Ufff pues me lo pensaré antes jeje, ya que no tengo una gran variedad de herramientas de corte. Lo mío es solamente "afición" a todo lo que sea natural, y me hace ilusión hacerme mi propia cuchara o utensilio.
      Un saludo

      Eliminar
  2. A veces sí que se vuelve tan denso el bosque de boj que es impenetrable. O si no, que nos lo diga el amigo Alfonso, cómo está en la parte baja del arroyo de Valdehambres, o te lo digo yo, que no hay quien pase por la umbría desde Royo Frío a Royo Cerezo, en el Júcar, aunque eso si, por lo menos no pincha.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias Mariano. Lo que he contado al principio del artículo es totalmente real. El boj me ha salvado más de una vez de alguna caída seria.

      También es cierto, y esto no lo he comentado, que en su espesura más profunda es donde se encuentran muchos los animales del bosque. Mi experiencia. al menos, es esa, sobre todo con los jabalíes. Ojito si estás en un bujedal y te viene el olor...

      Eliminar
  4. Lo cierto es que es muy abundante.
    Una curiosidad a mono de anécdota: Yo utilizo tambien una buena rana de Boj para espantar a las "moscas de mulo" que me dan por saco en mis excursiones serranas. Decenas me he cargado a ramazos jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra utilidad más. Si es que no hay otra planta como el boj...

      Eliminar
  5. Modo y rama quería haber escrito

    ResponderEliminar
  6. Alguna vez he tenido que caminar durante media hora, o más tiempo, de espaldas, para que me fuera más fácil penetrar la maraña de boj. Es planta amiga pero puede ser imposible pasar a través de un bujedal denso, tal y como dice Mariano.
    Excelente artículo sobre una planta que me encanta.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Lisa. Si el bujedal se densifica acaba convirtiéndose en un auténtico muro. A mi también me ha pasado lo que a ti y a Mariano.

    Supongo que esos setos impenetrables con los que se hacen esos jardines en forma de laberinto podrían ser de boj, aunque sospecho que, dado su lento crecimiento, no habrá muchos. Estaría muybien que hicieras un artículo de la aplicación del boj en jardinería en tu blog (http://descubriendohojas.blogspot.com.es/)...

    ResponderEliminar
  8. Es una de las maderas que no flotan en el agua por tener una densidad superior a los 1000 Kg/m3, las bolas de futbolin, las buenas, son de boj, aunque también las fabricaban de haya, nada que ver.
    Otras maderas muy pesadas y no flotantes son Caoba, Granadillo, Bolondo, Cumaru, Ipe, Zapote negro de Cuba, Yaití, Tortugo, Quiebrahacha, Pelojó, Moruro, Mangle, Mamey, Limoncillo, Jiqui de Lay, Jibá de Cuba, Jagüey, Hortegón de Puerto Rico, Júcaro o Húcaro, Guamá de costa, Guayaco o Guayacán, Cuero duro, Espinillo de Puerto Rico, Aguacatillo de Cuba, Algarrobo puertoriqueño,......

    ResponderEliminar
  9. Una aplicación mas del boj: Tradicionalmente hemos usado sus ramas para proteger las plantas de tomate, al sembrarlas, de los hielos y del sol. Al cortar las ramas se rejuvenece la planta de boj. Un saludo en espera del siguiente articulo.

    ResponderEliminar
  10. Otro buen artículo sobre , en este caso, el boj.
    Leía no hace mucho que su género, Buxus, viene de Puxus, en alusión a su fruto, en forma de cubilete o recipiente.

    saludos.

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado el articulo. Gracias Soy una gran amante del boj y montañera. Esta planta me ha salvado muchas veces de caídas y otros problemillas. Aunque debo alertar que está desapareciendo por una tala excesiva en algunas zonas y por una plaga de un musgo "raro" y muy espeso que no había visto antes que lo envuelve y acaba secando. Es una pena y gran perdida pero hay zonas que no deja ni uno.
    Alguien tiene información de esto???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario. Está claro que para la gente campera el boj es un aliado al que hay que siempre hay que defender. Sé que en otras zonas le han "sacudido" de lo lindo. Incluso aquí hay zonas en las que cada vez hay menos y buscar troncos con un cierto calibre se ha convertido en tarea muy complicada (el boj es de muy lento crecimiento). No he visto ese musgo "raro" por estos lares y en eso no puedo ayudar.

      Eliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Los datos proporcionados voluntariamente al hacer un comentario (incluida la dirección IP) son gestionados desde el panel de Blogger y almacenados en los servidores de Google. PuraSierra ofrece más información al respecto en su Política de privacidad y en su Política de cookies.