La Escrita

La Escrita (Peña Escrita)

Al Río Guadiela se le puede tildar justamente, entre otros calificativos, de caudaloso, peligroso, misterioso, histórico o sorprendente.

Efectivamente, desde sus inicios lleva mucha agua y está cuajado de espacios acuáticos puros, con profusión de vegetación de ribera y gran dificultad para cruzarlo e incluso para el baño. Multitud de narraciones de los municipios que atraviesa dan fe del gran número de personas con trágico final en sus verdosas aguas.

Efectivamente, existen muchos misterios a su alrededor, algunos de ellos relacionados con aspectos humanos prehistóricos o históricos, dado que en sus orillas el hombre ha habitado desde tiempos inmemoriales. Otros, en cambio, corresponden a asuntos sociales o científicos, e incluso geográficos. Es cierto, en la España del siglo XXI existen aún problemas geográficos sin resolver. La Hoz Del Guadiela (comúnmente conocida como Hoz De Tragavivos, nombre que da para pensar), la más bella de todas las que hay en estas Sierras, es testigo de alguno de ellos.

Sin embargo en estas líneas vamos a fijarnos en el quinto apelativo, el de sorprendente, en gran parte consecuencia de los cuatro primeros. Más abajo de la Hoz citada, más abajo de la Herrería De Santa Cristina (último lugar habitado serrano al que no puede llegarse por asfalto), perteneciente al municipio de Carrascosa De La Sierra, más abajo del precioso Molino De La Losa, más abajo del punto en el que el Guadiela recibe las aguas del Río Palomares (Arroyo De La Vega) y, por fin, una vez superada la pequeña Presa De Los Toriles, el río forma una nueva hoz, denominada la Hoz De Los Toriles.

Presa De Los Toriles

Esta hoz es de corto y espectacular recorrido con una pista de tierra en buen estado que la recorre por completo. De la presa ya citada se deriva un canal que no llega ni siquiera a alcanzar los 400 metros. Sin embargo el desnivel que se consigue permite mantener en funcionamiento la Central Eléctrica De Los Toriles, al tiempo en que el agua del río se despeña salvajemente, tras la cual el agua derivada vuelve al cauce del Guadiela. El paraje se llama también Estrecho De Los Toriles. Estamos dentro del Término Municipal de Alcantud, magnífico pueblo en el que destacan sus Baños, también a orillas del Guadiela. Aquí la Serranía conquense va poco a poco desdibujándose hasta dejar paso a la magnífica Alcarria.

Río Guadiela en la Hoz De Los Toriles

Central Eléctrica De Los Toriles

La sorpresa de la que vamos a hablar está un poco más allá, a la derecha de la pista, a unos escasos 200 metros de la Central Eléctrica. Se trata de una inscripción romana o miliario, del siglo I,  en latín, conocida como La Escrita o Peña Escrita. Está situada a unos tres metros sobre la pista (antigua calzada romana) y cincelada sobre la inmensa roca caliza que la contiene. Aunque la erosión de casi dos milenios deja ver sus efectos, se puede observar perfectamente, tal y como atestigua la foto introductoria.

La Escrita es conocida desde tiempos inmemoriales. Está relacionada con la antigua ciudad romana de Ercávica (sus ruinas pueden verse en la no lejana población de Cañaveruelas) y los eruditos en la materia hace siglos que desentrañaron la inscripción, la cual aproximamos a continuación:

La Escrita descifrada
La Escrita descifrada
Ya en el siglo XVI hay referencias bibliográficas a La Escrita. A  continuación reproducimos una que habla, precisamente, de su interpretación, definiendo las letras y signos claramente distinguibles:

De las Memorias de la Real Academia de la Historia - Volumen 3
El libro que la contiene se titula Memorias de la Real Academia de la Historia –Volumen 3 y se publicó en 1799. Por aquel entonces no estaba clara la ubicación de Ercávica y se discute en el libro la posibilidad de que corresponda a Huerta Bellida, la cual es situada justo en la actual Herrería De Santa Cristina.

Antes de realizar la traducción los eruditos expanden las abreviaturas latinas para tener la visión final de todo el texto:

Ex · reditu · pecuniae
Quam · C(aius) · Iulius · Celsus
Rei · publicae · legavit ·
decreto · ordinis ·
mun(icipii) · Er(cavicensium) · via · facta · HS · C(milibus)
m(ilia) · p(asuum) VIII

Lo que quiere decir el texto es que se decreta que con los cien mil sestercios de intereses obtenidos de cierta cantidad que Cayo Julio Celso donó al municipio de Ercávica, se pavimentaron unos 11,84 kilómetros de la vía en la que se encuentra la inscripción. Se resalta la generosidad del donante y la inversión municipal efectuada.

Ese tipo de donaciones se hacían post mortem. Es decir, el donante ya había fallecido en el momento de hacer la inscripción. Cien mil sestercios de intereses corresponden a una cantidad donada, según las finanzas de la época, sin duda superior al millón. Este montante estaba al alcance de muy pocos ciudadanos, por lo que nuestro Julio Celso era alguien muy importante en Ercávica.

La cantidad de cien mil se nombra directamente en la quinta línea. La otra cantidad referenciada son las millas romanas (o milliarium) pavimentadas. La sexta línea habla de ocho mil pasos. Cada mil pasos son una milla romana o unos 1,48 kilómetros. La cuenta final queda en los citados 11,84.

Para terminar con los detalles, la donación se produjo estrictamente, según la inscripción, a la República (tercera línea). Quien la administra y quien decreta y da cuenta de la misma es el municipio de Ercávica.

Para cualquiera que quiera dejarse caer por estos lares, tiene especial interés una cueva de origen tobáceo que está junto a la Central Eléctrica. Esta, por cierto, está en correcto funcionamiento. La explota la empresa Hidroeléctrica del Guadiela y hace años que trabaja en modo completamente automático.

Cueva Tobácea de La Hoz De Los Toriles

Cueva Tobácea de La Hoz De Los Toriles

Para los amantes del geocaching, existe un caché denominado La Piedra Escrita de la Hoz de Toriles ubicado al lado de la antigua vía romana.

Pueden encontrarse en Internet diversas referencias a La Escrita. Sobre este tema, y otros relacionados con el Guadiela, es conveniente pasar por el magnífico Blog de Alfonso Calle.

Por último, vamos a ver La Escrita y su entorno en Google Earth. Se puede observar la pista de acceso desde Alcantud y desde Puente Tablas, los tramos significativos de los ríos Guadiela y Palomares y alguna toponimia de la zona. Pulsando aquí se abrirá en ventana aparte.

Nuestra zona está cubierta de maravillas. En PuraSierra hablamos normalmente de las de tipo natural. Esta vez, sin embargo, hemos ido a una sorpresa de tipo histórico, eso sí, enclavada en un entorno, marcado por el misterioso Guadiela, digno de los mejores parajes. Al fin y al cabo, no es fácil andar por el campo y encontrarse una inscripción con dos mil años de antigüedad.

PuraSierra. Todos los derechos reservados © 2018

Pulsa este botón si quieres este artículo en formato PDF

8 comentarios :

  1. Excelente artículo, que despierta la curiosidad de quien lo lee, y motiva para ir a visitar la comarca. Muy bien documentado, aportando datos históricos interesantes.
    Enhorabuena al autor.

    ResponderEliminar
  2. Interesante,muy inyeresante.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, muchas gracias. La comarca realmente vale la pena

    ResponderEliminar
  4. En Poyatos, también existe una inscripción similar en la llamada "Fuente Romana". Lo que realmente es abrumador es pensar en aquellos habitantes transitando y viviendo en la serranía de aquella época. Ya quisieramos para nosotros tener una máquina del tiempo...

    ResponderEliminar
  5. La calzada que discurre al pie de La Escrita, aún puede verse al lado de La Herrería, junto al paraje denominado El Onsario, donde aparecían enterramientos, por lo que cuentan, de época visigoda. El paraje se llama El Empedrao y marca el camino de La Herrería a Villanueva de Alcorón donde un nuevo paraje llamado La Calzadilla vuelve a dar pistas sobre dicha calzada. Es muy posible que los 11.000 pasos de calzada que Cayo Julius Celsus contruyera a cambio de quedar exento de pago de impuestos al imperio, comprenda también este tramo de calzada. En El Empedrao pueden verse, además del citado empedrado de la calzada, un aparatadero de carros para guardar turno antes de empezar a bajar la cuesta, y el corte con hacha tobera del peor paso de dicha cuesta, donde se observan perfectamente las muescas dejadas durante muchos de aquellos antiguos años por las ruedas de los carros. Esto viene descrito en la tesis doctoral de Santiago Palomero Plaza, "Calzadas romanas en la provincia de Cuenca" a quien mostré personalmente la ubicación de este tramo de calzada que se andaba buscando desde finales del S. XIX y que Blázquez y Delgaodo Aguilera buscara en 1.921 llegando precisamente hasta Peña Escrita y no atreviéndose a pasar de allí debido a lo intrincado del terreno.
    La calzada continua por Villanueva de Alcorón (Guadalajara) a Zaorejas y Molina de Aragón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Resulta no obstante difícil de interpretar varias cuestiones, a saber: el nombre del donante; a todas luces incongruente con el espacio epigrafiado (segunda linea), la cantidad inexistente de la donación en sestercios(quinta linea) y la interpretación "sui generis" de la construcción de un tramo viario de ocho mil pasos, a todas luces ilusorio, donde se debería reflejar las millas del itinerario a seguir hasta la cabecera de la vía.

      Eliminar
  6. Muy interesante. Gracias por ilustrar nos un poco. Saludos. (A.Asensio).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerlo. Creo que es importante que se conozca el magnífico patrimonio que tenemos en estas Sierras.

      Eliminar